Distrito 9, Elysium y Chappie; Temas comunes en Neil Blomkamp (Película).

Neil Blomkamp es un seco, desde Distrito 9 que lo respeto y pienso que su filmografía ha sido una importante contribución a la ciencia ficción mundial. Director y guionista que ha sabido crear un lenguaje cinematográfico único como un pintor con sus trazos y temas recurrentes, incluyendo su marcado dialecto sudafricano que impera en sus obras, marcándolas como un extranjero que trata de abrirse paso en un cine de acentuado acento norteamericano.


Hoy quiero hablar de la caligrafía de Blomkamp, al fin y al cabo, su trazo.

Con respecto a este trazo personal, pensemos en David Fincher, reconocido director al que le basta bajar sus pantalones para cagar obras maestras como Seven, El Club de la Pelea y Gone Girl. Como dijo mi profe Hermes, ¿han cachado cómo decora sus cocinas y baños? Es un elemento muy loco, él sabe como provocar desagrado, piensen en el cuarto del crimen de la Gula y la cocina de la casa del narrador de El Club de la Pelea, ¿se acuerdan? Obvio, porque Fincher hizo una suciedad tan meticulosa que nos provocó pavor congénito, al punto de incrustarse en nuestra retina. No es solo inmundicia, es la sensación de que un psicópata compulsivo habita esos lugares, piensen en Gone Girl, ¿No les desagrado la casa de los protagonistas? El lugar era tan limpio que al mirarlo te daba miedo, porque la locura se respira con aroma a cloro.

Bueno, el punto al que quería llegar es el trazo del director que se puede ver en la forma como acabo de relatar o en el fondo con temas comunes, hablemos de los que puedo identificar en las películas de Blomkamp.

1. El instinto de sobrevivencia como el motor inmóvil que alienta y excita el transcurso de los eventos, y que rompe la burbuja de insensibilidad del protagonista.

En Distrito 9 tenemos Wikus Van de Merwe es contaminado accidentalmente por una fluido alienígena, en consecuencia tiene que luchar contra su salud que se agrava por la mutación que sufre y los militares que tratan de capturarlo para fines de investigación militar. Su frenética carrera por sobrevivir en su nueva condición lo hace empatizar y sensibilizarse por el daño que le estaba haciendo la humanidad a los extraterrestres.  


En Elysium fue el cáncer por radiación que movió al Max Da Costa a preocuparse por su entorno y la niña con leucemia a la que le negaban el tratamiento médico por ser pobre, tener FONASA y no pertenecer al OPUS DEI, mentira, si eres pobre no te atienden ni aunque seas del opus y te llames María algo.   

En Chappie, Deon Wilson se asocia con una banda de delincuentes que secuestra a su creación para poder seguirle los pasos a Chappie. Pero lo interesante es como la banda, y en especial, Ninja va a involucrarse en la cruzada de Chappie por extender su vida. Es fácil pensar en Deon o Chappie, sin embargo, la evolución de Ninja fue la más interesante de la película.


Tres historias distintas en que los personajes tiene nque abandonar su zona de confort y estamento al que fueron relegados por el sistema para buscar sobrevivir, en ellas se percibe la necesidad de ascender socialmente y no conformarse con el triste rol que otorga el sistema. 

2. Puta tus noticiarios weones.

Media hora de noticias en Distrito 9 funciono la zorra, fue magnifico y me sorprendió, aparte en ciencia ficción es super necesario explicar algunos elementos del mundo para que no parezca fantasía, sin embargo, en Chappie salió como el hoyo. ¿Por qué? Porque en Distrito 9 el noticiario uso la forma narrativa de un reportaje humanitario de la BBC, que contribuye a la trama dándole verosimilitud y cercanía, en cambio, Chappie partió con un aburrido noticiario explicando la introducción de robots policías que se sintió falsa, artificial y aburrida que perfectamente pudo omitirse debido a que no solo no contribuyó en nada, sino que además rompe la sagrada regla de: No me expliques, conchetumadre, muestrame.


 Mientras que en Elysium el noticiario final si funciona, y llega a ser tierno, como si fuese la noticia ideal que esperamos cómodamente todos los días en nuestra página de inicio de Facebook.

3. Cyberpunk latino-africano.

Blomkamp hace una ciencia ficción a mano, artesanal, con su trazo personal. Todas sus películas se parecen estéticamente sin aburrirnos. Cuando hablo de Cyberpunk estamos acostumbrados a ver ambientes similares a Blade Runner, Ghost in the Shell y Brasil, no obstante, hay muchas más opciones, en especial si pensamos que las poblaciones latinas y africanas son las que más crecen demográficamente. Como nota al pie, me gusta por eso el universo de Warhammer, pues la mayor parte de sus personajes tienen nombres hispanos y se agradece.


En Elysium uno piensa constantemente en una favela o un barrio latino de Estados Unidos o México, desde la organización hasta la dieta y maneras de sus habitantes es completamente distinto a lo que estamos acostumbrados en la Ciencia Ficción. Agradecí cada escena, particularmente las que transcurrían en los barrios más miserables.

En Chappie me fascino aquel edificio abandonado al que la banda de Ninja acudió para conseguir armas. Su forma circular como un enorme anfiteatro de concreto a medio construir, abandonado a los sectores incapaces de procurarse vivienda e infestado por el narcotráfico, la prostitución y las peleas de gallos me encanto.

Blomkamp me hizo pensar que estoy algo cansado de New York y Tokyo como las capitales del futuro. ¿Por qué no Seul como hizo Cloud Atlas? Mejor aún, ¿por qué no Buenos Aires, Lima y, por supuesto, Santiago? Johannesburgo fue un magnifico escenario que me gustaría seguir viendo como centro de historias de ciencia ficción, Blomkamp demostró que se puede. 

4. Escenas preciosas de foto reportaje.

                Para los que no sepan, existe una competencia llamada World Press Photo, auspiciada por Canon. Los reportajes pueden ser una obra de arte en composición de imagen, encuadre y oportunidad. Hay unas escenas particularmente preciosas en Chappie, como cuando esos niños africanos atacan al robot y le prenden fuego con una molotov. El modo como las llamas envuelven su cuerpo es hermoso y hasta cierto punto, poético. Es casi como la expresión de la lírica de la violencia.


5. El Big Ganster y el militar mercenario ex oficial del apartheid.

                Aquí hay un falencia de Blomkamp, pues no ha sabido hacer villanos interesantes, incluso parece que los repite dándonos un almuerzo mascado, digerido, reciclado y…ya se entiende la idea. En sus tres películas hay big boss de los gansters que es el antagonista número uno contra el gobierno-corporación privada y el presidente Snow, como el de Hunger Games, que suele adoptar la forma de una anciana vigorosa con pelo blanco. Es ridículo que hasta físicamente se parezcan sus antagonistas. Lo peor es el general ex experto del apartheid que siempre es un fascista africano que solo quiere poner a los miserables excluidos en su lugar para asegurar el orden blanco europeo de turno y su acomodada posición de poder. Ninguno de este trio de personajes reciclados es interesante ni tiene motivaciones ni porqués convincentes, espero que Blomkamp aprenda de sus errores y en el futuro nos entregue mejores villanos.


6. Las corporaciones y la privatización.

Es espantosa la privatización de servicios públicos y funciones estatales clásicas en privados con intereses de lucro que muchas veces se oponen a los estándares ético mínimos con el que deben desarrollarse estas tareas.

En Distrito 9 y Chappie tenemos dependencia estatal a multinacionales encargadas de la seguridad pública, enfocadas en la investigación militar y la obtención de ganancias. En Elysium es la salud que pierde su carácter universal para ser acaparada por aquellos que tiene los medios para pagar por ella, como parte de todos aquellos aspectos de la vida que son garantizados en aquella estación espacial para la cota mil de los más ricos.


7. Xenofobia y Apartheid.

Tema favorito del autor con su acento sudafricano. No se trata solo de racismo y clases sociales como ocurre con el racismo afroamericano estadounidense, que por cierto, se ve poco en la ciencia ficción, por ejemplo Asimov confesó que no le gustaba meter extraterrestres en su obra para no tener que abordar la difícil temática del racismo. En el cine de Blomkamp existe desplazamiento y desarraigo, políticas sistemáticas del estado para infrahumanizar a sectores marginados de la sociedad.

En Distrito 9 los refugiados extraterrestres son tratados como los pobres desplazados de las regiones de Asia y África, de sus películas, ésta es la que más me gusta por ser capaz de extrapolar un problema actual a un futuro y eventos hipotéticos que nos hacen ver lo inhumano de las condiciones actuales de los campos de desplazados y refugiados.


Elysium trata de la exclusión social llevada al límite. Los ricos se cansan definitivamente de pagar impuestos y de sonreír a los pobres, así que prefieren construir su paraíso fiscal-la dehesa-beberly hills en una estación espacial, porque la Tierra se volvió muy rasca. Mucho reggeaton y futbol. Considero que a pesar de lo obvio y la pobre recepción del público, faltaba una película como ésta. Lástima que se caiga por aspectos de forma e hilo argumentativo.

En Chappie la diferencia entre los distintos sectores de Johannesburgo es abismante, incluso cercana al de Elysium porque así es nuestra sociedad sin que nos demos cuenta. La violencia y pobreza de las zonas miserables de la ciudad con las áreas de mayores recursos está muy bien desarrollada. Destaco la marcada diferencia entre los valores y habilidades que querían transmitirle a Chappie en los distintos lados de la sociedad. Muy buena crítica a lo que ocurre actualmente con la educación.



En conclusión, reitero lo que adelante al comienzo. Pienso que Neil Blomkamp ha dado mucho a la Ciencia Ficción, en especial, con el cyberpunk latino-africano. Espero que siga desarrollándose como director y guionista, puesto que siento su potencial. Sabe dirigir y no cesa de aparecer con historias novedosas y un cine muy particular. En orden, prefiero Distrito 9 (A), Chappie (A-) y al final, Elysium (B), independiente de que les sugiero ver las tres películas. 

Pd. Acabo de publicar el primer capítulo de un libro que estoy escribiendo en este blog, se llama "Santiago sin Kiltros", libro que narra la lucha entre distintas bandas de licántropos por el control de la ciudad. El libro completo lo ire publicando en este sitio a medida que lo vaya escribiendo, pueden leer el primer capítulo haciendo click aquí.

3 comentarios:

  1. Elysium es un film malo, un paso atrás respecto de Distrito 9. Da la impresión que a Blomkamp le hizo daño disponer de los recursos de Hollywood, grandes estrellas de cine y trabajar para las grandes productoras. El tonto final feliz, el triunfo de los buenos contra toda lógica, la promesa de un mundo feliz después del quiebre social que propone. Distrito 9 es maravillosa porque es la creación de un director talentoso con un presupuesto más limitado, actores menos glamorosos y mucha, mucha imaginación para combinar la pobreza de los barrios marginados sudafricanos con un relato de F&CF.
    No vi aún Chappie, espero que sea un regreso al talento y el compromiso creativo de Distrito 9,

    ResponderEliminar
  2. Muy buen articulo, buen analisis de los puntos fuertes y flojos de este director tan particular. Chappie y Distrito 9 tienen un sabor unico, distinto en el saturado tema del cyberpunk y la distopsia.

    Britait

    ResponderEliminar
  3. Elysium pudo haber sido mejor... falla en las actuaciones,y también en el mensaje que es un poco populista. El mundo está sobrepoblado, y se seguirá repoblando, porque en vez de esterilizar a la población les dan medicina gratuita a todos, para que no se mueran de enfermedades y el mundo se sobrepueble más... esa medicina gratuita no debe ser muy económica, si hay tanta gente...

    ResponderEliminar